jueves, 1 de marzo de 2012

Pariremos con placer



Hoy quiero hablaros del último libro que me he leído, cuya autora es Casilda Rodrigáñez Bustos. Una lectura que he disfrutado, que me ha hecho recordar cosas que ya sabía y aprender cosas nuevas, algunas  que en el fondo ya intuía. He de decir que he sentido también cierta rabia leyéndolo, y es que darte de narices contra toda esta cultura patriarcal que desde hace tanto tiempo viene machacando algo tan importante como es nuestra conexión con nuestro propio cuerpo, con nuestro placer, te hace revolverte de indignación. Por eso debemos rebelarnos, retomar nuestro instinto, nuestra conexión, para volver a parir y a criar con placer, con amor y con consciencia. Todo sería distinto.

Este libro nos recuerda que uno de los enemigos de un parto placentero es el miedo, el que hace que nuestros úteros sean espásticos, y es que el miedo frena cualquier acto sexual. Recordemos que el parto es un proceso más en la sexualidad de la mujer.

Tras mi parto me quedó claro que el funcionamiento de mi cabeza durante ese proceso fue en contra de mi cuerpo. Después de leer este libro no me puede quedar más claro. Tuve un parto larguísimo, unas contracciones muy dolorosas desde el inicio de la dilatación y no supe relajarme en ningún momento, lo que hizo que no pudiese descansar ni un segundo, que todo se ralentizase y que el dolor fuese insoportable. Tengo claro que es algo que debo trabajar, sobre todo si es que llega a haber un segundo parto.

“El orgasmo es la principal vía de ‘rehabilitación’ del útero”. Para ello debemos de cambiar nuestra actitud ante el placer, conectando con él, no inhibiéndonos, no reprimiendo desde la más tierna infancia. Esos instintos sexuales tienen una función fisiológica.

“Podemos hablar a nuestras hijas de la ranita que tenemos todas las mujeres en nuestro vientre. Y decirlas que no hay que contener ningún movimiento que nos de gusto o placer, para que la ranita viva, respire y palpite”.

Según Casilda las contracciones dolorosas que conocemos como normales, son calambres producidos por un útero espástico, rígido, y por tanto son contracciones  patológicas. Se tiene constancia de mujeres que han dado a luz en un parto orgásmico, mujeres que no dejaron que el miedo o los prejuicios las dominase, sino que conectaron con su útero, y en oleadas de placer permitieron trabajar a su cuerpo para lo que estaba preparado.

“El parto orgásmico y la recuperación de la maternidad implican recuperar una sexualidad femenina perdida”.

Os lo recomiendo.

Aunque a mi me lo regalaron (a sabiendas de que lo quería), es un libro cortito y por tanto rápido de leer, os lo podéis descargar gratuitamente de la página de Casilda Rodrigáñez.

18 comentarios:

  1. Me parece muy interesante, he de leerlo, gracias por tus reflexiones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste y te aporte mucho.
      Besitos

      Eliminar
  2. Yo ya tenía este libro en mente, con mas razón, ahora que te escucho hablar bien de él lo adquiriré. De todos modos pienso que se puede conseguir un parto menos doloroso, incluso indoloro, pero permanezco excéptica con el tema del placer, supongo que en el caso de que eso fuera posible mi prejuicio excéptico coartaría mi conexión, qué difícil!
    Gracias por tu reflexión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te voy a negar que me cueste creer que yo pueda sentir placer, pero si otras mujeres pueden, ¿por qué no también nosotras?
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Muchas gracias por la recomendacion! A mi tb me gustaria cambiar algunas cosas que no hice como me hubiera gustado en mi primer parto, me leeré este libro de Casilda. Gracias Carol. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que lo disfrutes María, a ver si conseguimos conectar un poquito más.
      Un besazo

      Eliminar
  4. Gracias por la recomendación, Carol! Durante el embarazo escuché testimonios de madres cercanas que afirmaban haber parido con placer, qué gozaron de su parto. Cuando me alcanzó el momento no podía comprender cómo se podía disfrutar con ese dolor tan intenso, hasta que asumí que el dolor iba unido a la mente también y a la situación. Ojalá podamos vivir nuestro futuros partos, si han de llegar, más desinhibidas. Gracias y besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo iba con la idea de no ponerme la epidural y la verdad es que me pilló de sorpresa el sentir tanto dolor, pero es que me bloqueé y en vez de dejarme llevar intenté luchar contra él.
      Como dices, ojalá si volvemos a transitar por la experiencia de otro parto nuestra mente quede relegada y nos dejemos guiar por nuestro cuerpo.
      Besitos

      Eliminar
  5. Carol, yo me lo lei durante mi segundo embarazo. Me gusto mucho. Recuerdo una anecdota que me han contado recientemente y es que una madre contaba como en su tercer parto disfruto al máximo.. montada en las olas durante la dilatación, se fue por completo al mundo parto.. ella afirma haber tenido un parto orgásmico. Pero el vídeo que la grabaron a petición suya muestra una realidad muy diferente.. jajajaja Así que esto del dolor/placer es todo un mundo.. muy personal. Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es un libro que debería leerse, como hiciste tú, durante el embarazo.
      Desde luego que la sensación de dolor/placer es muy subjetiva, nunca podemos decir como a mi de dolió a todo el mundo le duele ni alrevés, ni tampoco debemos hacer una comparativa cuantificando el dolor o el placer.
      Curiosa anécdota la que comentas, ja, ja, ja, a veces lo que uno cree sentir no es lo que los demás ven por fuera. ¿Y cuál es la realidad?

      Eliminar
    2. ja,ja,ja... ¡qué alivio saber qué no soy la única! porque te juro que cuando vi el video de mi parto casi me da un patatús... no tenía nada que ver lo que aparecía en la imagen con lo que yo sentí... ni con lo que mi compañero vivió!
      Ahora, que pensándolo bien, no quiero ni imaginarme la cara que debo tener en otras situaciones orgásmicas ;-D
      Por cierto, se puede parir con placer!!!
      AbrazoOoOoO
      Pdta: el libro, como toda la obra de Casilda es imperdible y absolutamente recomendable

      Eliminar
    3. Me encanta oiros decir que se puede parir con placer!
      Besitos

      Eliminar
  6. Me parece súper interesante. Aunque dudo que algún día pueda tener un parto natural siempre es bueno leer estas cosas, informarse y ampliar conocimiento.
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe Silvia, a veces la vida nos sorprende.
      Un besazo

      Eliminar
  7. Yo también había leido que hay algunas mujeres que durnte el parto sienten un orgasmo...no me lo puedo imaginar, la verdad, pero parece que es cierto:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece ser que hay más casos de los que creemos.

      Eliminar
  8. Gracias por la recomendación, tiene muy buena pinta. Me ha gustado mucho lo de la ranita. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me encanto lo de la ranita, es algo que en su momento le contaré a mi hija.
      Besitos

      Eliminar