miércoles, 30 de noviembre de 2016

Calendario montessori waldorf: manualidad

Aprovechando que estamos en la recta final del año quiero compartir contigo la manualidad que hemos hecho estos días. Un calendario anual tipo montessori waldorf. Un calendario que nos valdrá todos los años, donde tenemos los días de la semana, los meses, las estaciones, la noción cíclica del tiempo…




Llevaba tiempo dándole vueltas al hecho de hacer con mi hija un calendario donde encontrar todo lo que te he comentado antes y mucho más. Así buscando encontré esos preciosos calendarios montessori waldorf hechos artesanalmente de madera, preciosos, pero también muy caros. Ojo, que no digo que no lo valgan. Pero queríamos hacer algo sencillo en casa que pudiésemos utilizar todos los años.

Decidimos hacerlo en papel, mucho más sencillo y barato. Y queda igualmente bonito. Además necesitábamos algo que pudiésemos colgar en la pared, ya que nuestra casa es pequeña y no disponemos de un lugar donde colocar de forma accesible un calendario en plano.


Allá vamos. Qué materiales hemos utilizado:




- Dos cartulinas grandes blancas.
- Compás.
- Regla de al menos 40 cm.
- Lapicero.
- Transportador.
- Rotulador negro de punta fina.
- Rotulador negro de punta gruesa.
- Láminas de imán.
- Doce colores, en cuatro gamas, azules, verdes, amarillos y rojos.
- Al menos 7 pinzas pequeñas.
- Pegatinas o dibujos no muy grandes, que representen cada mes o estación.
- Pegamento o celo de doble cara.
- Plastificadora y/o forro adhesivo.
  


Cómo lo hemos hecho:


1. Lo primero que hacemos es un boceto de lo que va a ser nuestro calendario. Algo que nuestros hijos pueden aprender también. Y una forma de jugar en sucio para luego ir sobre seguro. Aun así lo hacemos todo a lápiz.




2. Para comenzar ya con el definitivo, en una de las cartulinas, hacemos con el compás un círculo de 40 cm. de diámetro. A continuación hacemos tres círculos más pequeños, dejando 1 cm. entre cada uno. Es decir, uno de 40 cm. de diámetro, otro de 38 cm., otro de 36 cm. y otro de 34 cm. Así nos quedan tres aros, mas la parte central.


3. Luego dividimos el círculo en doce partes, que son los doce meses del año. Para ellos utilizamos un transportador, dividiendo 360 entre 12, para que salga exacto.


4. A continuación dividimos cada mes en 30 partes, que son los días del mes. Esto lo hacemos en el primer aro (el más externo). Lo hacemos a ojo. Primero en tres partes y luego en diez cada una.




5. Pasamos a dividir el tercer aro en cuatro partes, lo que son las estaciones del año. De esta forma borramos las líneas que haga falta, ya que estaba divido en doce partes. Tenemos en cuenta que las estaciones empiezan a finales de mes.


6. Coloremos cada mes de su color, 12 colores diferentes. Y las estaciones en cuatro colores.

                                 Invierno: Azules
                                 Primavera: Verdes
                                 Verano: Amarillos-naranjas
                                 Otoño: Marrones-lilas
           

7. Repasamos todas las líneas con rotulador de punta gruesa. Excepto las líneas que dividen los días del mes, que lo hacemos con rotulador de punta final. Los días los escribimos igualmente con rotulador de punta fina. Y los meses y estaciones los escribimos con rotulador de punta gruesa.

Al tener sólo 30 huecos para los días en cada mes, cuando el mes tiene 31 días lo ponemos junto al día 30. Es decir 30 / 31.


8. Recortamos el círculo y lo plastificamos con forro adhesivo, ya que es demasiado grande para la plastificadora.


9. Plastificamos también con forro adhesivo un rectángulo de la otra cartulina. En nuestro caso lo hemos hecho de 44 cm. por 50 cm. Y pegamos el círculo en este rectángulo con celo de doble cara (se puede hacer con pegamento). Recuerda dejar tres centímetros alrededor del círculo sin pegar para luego poder poner las pinzas en el borde del círculo sin problema.




10.  A continuación por la parte de atrás del rectángulo pegamos el imán con celo de doble clara (se puede hacer con pegamento). Ponemos una parte del imán que quede a la altura de la zona central del círculo y otra parte en la zona de abajo del rectángulo para dejar ahí pegadas las imágenes que todavía no hemos puesto en su mes correspondiente.


11. Para los días de la semana escribimos los nombres en siete pinzas pequeñas. Nosotras las encontramos con corazones, lo que nos ha hecho más fácil identificarlas.  Luego encontramos otras pinzas más pequeñas que nos sirven para marcar fechas señaladas. Por ejemplo el cumpleaños de mi hija mayor. De esta forma va siendo consciente del tiempo que le queda hasta que llegue ese día.


12. Ya sólo queda buscar imágenes que representen cada mes. Las imprimimos, recortamos, plastificamos y pegamos imán en la parte trasera. Por ahora tenemos 13 imágenes, una para cada mes mas una imagen de cumpleaños para ir poniendo en el mes que tengamos alguno. Con el tiempo podemos ampliar estas imágenes, por ejemplo con verduras o frutas de temporada.




13. Por último hacemos dos agujeros en sendos extremos de la parte de arriba del rectángulo, atamos un cordel de cada uno y colgamos nuestro calendario.



Ahora ya sólo queda disfrutar del calendario


Cada mañana mi hija cambia la fecha. Busca la pinza que corresponda al día en el que estamos de la semana y lo pone en el día que corresponde del mes. Si cambiamos de mes pone la imagen correspondiente a ese mes. Y luego ella misma va poniendo pinzas más pequeñitas en las fechas señaladas que le interesan, como su cumpleaños, navidades, carnavales, etc., y así va siendo consciente de los días que quedan hasta que lleguen esas fechas y del concepto cíclico del tiempo.



Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín.



lunes, 24 de octubre de 2016

Mochila a la espalda: Emeibaby

Ya he hablado en más de una ocasión sobre la mochila portabebé Emeibaby. Esta es una mochila diseñada para crecer con el bebé. Se ajusta completamente al tamaño del bebé o niño mediante su tela de fular y sus anillas en ambos lados. Se puede portear con la Emeibaby desde los tres kilos y medio de peso del bebé y está homologada hasta los 15 kilos.

Como te decía no es la primera vez que hablo sobre esta mochila. En los siguientes enlaces puedes leer más sobre ella. Además en cada artículo tienes su correspondiente vídeo:

- Emeibaby preajustada” con bebé de unos seis meses. Te cuento como colocar la mochila delante correctamente y cómo meter y sacar al bebé de la mochila sin desabrocharla.





¿Cuándo pasamos al bebé a la espalda?

Cuando el peque crece y te tapa la visión es buen momento para pasarlo a la espalda.

Por supuesto puedes llevarlo a la espalda antes, no hay una edad mínima para llevar al bebé detrás. Todo depende de cómo te veas de segura y la práctica que tengas porteando delante.




¿Qué puede suceder si tu pequeño ya va pesando y te tapa parte de la visión?

Puedes tropezar con mayor facilidad al haber disminuido tu campo de visión.

El suelo pélvico puede verse resentido, sobre todo si porteas durante largo tiempo. El llevar al bebé a la espalda no afecta de la misma manera al suelo pélvico, claro que esto también depende del portabebé o nudo que utilices. Lo que está claro es que la sensación de peso es menor si va correctamente a la espalda.



En ocasiones da reparo comenzar a portear a la espalda, sobre todo por el miedo al momento de pasarlo detrás. Puedes probar las primeras veces a pasarlo a la espalda cuando esté otro adulto con vosotros o teniendo detrás el sofá o la cama. Se trata de práctica. En poco tiempo lo controlarás igual que portear delante.


Otro motivo que suele retrasarlo es el hecho de que no vemos a nuestro hijo. En este caso un espejito puede ser de gran ayuda para estar más tranquila y tener a tu pequeño a la vista en cualquier momento.




En el siguiente vídeo te muestro cómo portear a la espalda y una manera de pasar al bebé detrás. Aunque aquí hablo de la Emeibaby, la manera de hacerlo se puede realizar con cualquier mochila ergonómica. Por supuesto hay otras maneras de pasar al peque detrás, que puedes ver en este otro vídeo





¿Porteas a la espalda? ¿Te resulta sencillo?



Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín.

En la tienda puedes encontrar una amplia variedad de portabebés ergonómicos.

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en ese mismo mail.


miércoles, 28 de septiembre de 2016

Emprendimientos respetuosos en Madrid

Hoy quiero hablarte de diferentes lugares en la zona sur de Madrid, que no te puedes perder. Personas valientes, que tienen mucho que aportar, y se han lanzado a hacer lo que les gusta y se les da bien. Conozco a cada uno de los seis emprendedores que quiero darte darte a conocer y te aseguro que sus negocios merecen la pena por partida doble.

Aunque ofrecen diferentes servicios,  de ahí también el interés por su variedad, tienen en común que son espacios respetuosos tanto para pequeños como adultos. Sin más te presento brevemente estos espacios:



Clínica Nortia


Marta y Jesús tienen ya un largo recorrido con su Centro de Salud Integral, Clínica Nortia, en Fuenlabrada. Son auténticos profesionales que siguen formándose para ofrecer siempre un servicio de calidad.

Puedes encontrar servicios desde rehabilitación, fisioterapia respiratoria, deportiva, tratamientos a bebés, problemas de suelo pélvico (Marta es una experta en suelo pélvico), nutrición, hasta cuidados de tus pies.

A Marta la conocí hace ya más de cinco años en una de sus charlas sobre suelo pélvico en la Asociación Crianza Leganés. Ahora tengo el placer de colaborar con ellos de vez en cuando.



La Mente Corriente


Con muchos años de experiencia a la espalda, Diego se lanzó hace un par de años a crear su propio Centro de Psicología y Actividad Terapéutica, La Mente Corriente, en Humanes de Madrid.

Además de terapia  para adultos y servicio especializado en niños y adolescentes, también ofrecen formación, talleres y actividades. 

Diego tiene también una sección de blog donde puedes encontrar artículos más que interesantes. Te invito, por ejemplo, a leer el post que escribió para Minerva y su mundo

Nos iniciamos en la m(p)aternidad casi al mismo tiempo y compartimos grupo de crianza durante varios años.



Mercadito Natural Alegría de la Huerta


Lorenzo y Mamen llevan detrás del Mercadito Natural Alegría de la Huerta ya cerca de tres años. Una tienda de alimentación ecológica en Leganés.

Puedes encontrar de todo, desde verdura, fruta, carne, bollería, harinas… hasta crema solar, champú o pasta de dientes, por poner algunos ejemplos. Un lugar acogedor, con encanto y donde siempre te reciben con una sonrisa.

¿Cómo conocí a Lorenzo? Resulta que su pareja y yo asistíamos a la Asociación Crianza Leganés con nuestras hijas mayores, que por aquel entonces eran unos renacuajos.



Help Piojitos Fuenlabrada


Hace un año Tomás supo ver una necesidad con la que nos encontramos muchas familias y le dio solución con Help Piojitos Fuenlabrada, en Fuenlabrada.

Somos muchas familias las que nos topamos con los dichosos piojos sin casi darnos cuenta, sobre todo si los niños van al cole. Tomás y Reyes solucionan este problema de los piojos de manera amena para los peques, sin químicos ni productos dañinos.

En un post que escribieron para Minerva y su mundo te lo cuentan ellos mismos: “Piojos, una solución”.

Ellos son una de las estupendas familias con las que compartimos colegio.



Aprender Jugando. Espacio Educativo Creativo


Susana ha abierto recientemente las puertas de Aprender Jugando. Espacio Educativo Creativo. Ofrece un abanico de cursos, actividades y talleres en Humanes de Madrid, para grandes y pequeños, orientados a todas aquellas familias interesadas en una formación activa, respetuosa y consciente.

Puedes encontrar, además de un espacio precioso que invita a entrar y quedarte, actividades familiares, talleres de ingles, música, espacio de juego, talleres de crianza y juguetes originales y educativos.

A Susana la conocí en otro grupo de crianza, en la Asociación Creciendo Juntos de Fuenlabrada, cuando yo asistía por primera vez llena de dudas como mamá primeriza.



Espacio 3C


Carol y Lorena han creado un espacio para dar cabida a las familias, Espacio 3C. Un  lugar para dar otras opciones de ocio en familia en Leganés.

Puedes encontrar desde actividades y talleres para grandes y pequeños, hasta celebraciones de cumpleaños.

Carol es otra de las mamás que tengo el gusto de conocer gracias a la Asociación Crianza Leganés. Una mujer con inquietudes, muchas ideas y consciente de las necesidades que tenemos sobre todo las mamás.



Soñando Duendes
  

No puedo terminar sin hablar de mi propio proyecto, Soñando Duendes, que aunque muchos ya conocéis, no está de más recordar mi labor como Asesora de Maternidad y Crianza.

Además de la tienda online donde puedes encontrar productos de crianza, ropa y artículos de higiene femenina, ofrezco talleres sobre crianza y maternidad y asesorías a domicilio.

Si no lo haces ya, te invito a conocer mi blog Minerva y su mundo donde puedes encontrar artículos sobre lactancia, porteo, parto, crianza y mucho más.

Aprovecho para contarte los próximos talleres que tengo programados para octubre y noviembre:

Taller Hitos del Desarrollo y Estimulación

  
Taller de Pañales de tela
  

- Taller de Control de esfínteres
  

- Taller teórico-práctico de inicio al Porteo
  

- Taller de Baby led weaning




Insisto, si tienes la oportunidad no dejes de visitar estos espacios. Los recomiendo 100%. Por sus servicios, por su profesionalidad y porque son gente que merece la pena.
  


Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín


lunes, 12 de septiembre de 2016

Mapa fisico de España: Maqueta

Tras un verano ausente en el blog y encontrándonos en el comienzo del cole para muchos niños, hoy quiero contarte la manualidad que hemos hecho en casa estos días: una maqueta del mapa físico de España.

Sabemos que para aprender es necesario que haya una emoción positiva. De esa manera integramos el aprendizaje. De ahí que la mejor forma que tienen los niños de aprender es jugando.



Le propuse a Minerva hacer una maqueta del relieve de España, lo que viene a ser el mapa físico. De esa manera nosotras mismas, amasando, haríamos el contorno de España con las principales montañas. Para ello utilizaríamos pasta de sal


A continuación te cuento los pasos que hemos seguido:


- Para hacer la pasta de sal mezclamos es un bol: 3 partes de harina, 1 parte de sal y 1 parte de agua fría.


- Amasamos durante el tiempo necesario para que la masa quedase elástica y no pegajosa. A los peques suele gustarles esta parte. Si se cansan ya estamos ahí para ayudarles. 



- Metimos la masa en una bolsa de plástico y la dejamos en la nevera unos días. Lo hicimos así porque no nos iba a dar tiempo a continuar con la manualidad ese día. Una vez fuera de la nevera hay que volver a amasar para que tome de nuevo la elasticidad que queremos. Si lo vais a hacer a continuación si se recomienda dejar la masa en una bolsa de plástico durante una hora (no me preguntes por qué).



- Lo ideal es imprimir en un dina3 un mapa de España para poder rellenarlo y seguir el contorno. Si lo quieres más pequeño un dina4 te valdría. En nuestro caso imprimimos un mapa en dina4 y lo calcamos en un cartón que vendría a ser un dina3. Y a mano lo amplié para que quedase más grande siguiendo lo mejor que pude el contorno. Como base un cartón lo hará más estable y duradero.


- Rellenamos el interior de España con la masa de pasta de sal estirándolo bien. Procuramos respetar el contorno y fuimos dando forma a la meseta y las principales cordilleras y picos más importantes. Las islas las hicimos más bien esquemáticas.



- No hizo falta meterlo en el horno como a veces se aconseja. En nuestro caso se secó completamente en un par de días.


- Una vez seco procedimos a pintarlo según la escala de altura sobre el nivel del mar (nos guiamos por los colores que suelen venir en los mapas físicos), aunque lo hicimos un poco a nuestro gusto.



- De nuevo, una vez que la pintura se secó pintamos los principales ríos de España.



- Mientras tanto lo que hice fue imprimir en forma de tabla, para recortar y plastificar, los nombres de los principales accidentes geográficos (unos treinta y seis en total, para que te hagas una idea): cordilleras, sistemas, mesetas, ríos, mares, océano, cabos, golfos, estrecho y picos más altos.


- Por ahora lo que hemos hecho es reconocer los diferentes accidentes geográficos. La idea es jugar a identificar cada tarjeta con los diferentes accidentes geográficos.



Se puede ir ampliando información e incluso pintar por ejemplo otros ríos o los principales afluentes de los que ya tenemos. Lo que se os ocurra.


Ahora sólo queda disfrutar e ir dando paso al juego y la imaginación. ¿Os habéis ido de vacaciones? ¿Qué recorrido habéis hecho? ¿Qué montañas o ríos habéis atravesado?


Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín. 

jueves, 30 de junio de 2016

Portabebé para la montaña

Si ya tienes un portabebé ergonómico no necesitas comprar otro “especial” para ir a la montaña o al campo con tu pequeño.

Es bastante común la creencia de que para portear en la montaña o hacer senderismo hace falta una mochila portabebé de montaña o trekking. Son esas mochilas grandes, con hierros y compartimentos para guardar cosas. Nada más lejos de la realidad.

No es la primera vez que le explico a una familia lo innecesario y contraproducente de estas mochilas. Este tipo de mochilas no son ergonómicas.
  



¿Qué alegan quienes creen que son mejores estas mochilas de trekking?

- Las mochilas de montaña o trekking las venden para ese fin

Como ocurre con las mochilas no ergonómicas el diseñador o vendedor no dispone por desgracia de la información correcta (y si lo sabe sólo le interesa el tema económico). No conocen o no les interesa conocer las características que debe tener una mochila ergonómica.

- Disponen de compartimentos para llevar lo necesario para la caminata

El llevar más peso no sólo añade más kilos a nuestra espalda sino más movimiento, lo que creará mayor inestabilidad.

Puesto que solemos salir en familia, lo ideal es que uno se encargue de llevar al pequeño y otro de llevar una mochila con lo necesario e imprescindible: agua, comida, pañales… Se trata de ir lo más cómodo posible, evitando ir sobrecargados. Luego nos podemos turnar.

- Los hierros que llevan estas mochilas de montaña ofrecen mayor seguridad a la hora de una posible caída

Te aseguro que esos hierros no evitan el daño al pequeño si el adulto cae hacia atrás. Por otro lado, cuando nos caemos porteando tendemos conscientemente a caer de tal manera que no lastimemos a nuestro hijo.

No está de más apelar al sentido común. Está muy bien buscar una manera de seguir haciendo con nuestro hijo actividades que antes hacíamos. Siempre teniendo en cuenta el evitar situaciones que supongan un riesgo. Debemos ser conscientes de que llevamos un peso añadido y estamos cuidando además de otra persona.

- Disponen de una capota impermeable y parasol

Si se coloca la capota y los plásticos laterales (transparentes) tapando completamente al niño, cuando estamos bajo el sol, puede hacer efecto invernadero. La temperatura puede aumentar considerablemente y le puede faltar aire. Hay que tener especial cuidado con esto.

Porteando en una mochila ergonómica podemos resguardar del sol y de la lluvia a nuestro pequeño, bien con un gorro bien con un impermeable.


Mochila de montaña                                                                                 Mochila ergonómica


¿Por qué usar una mochila ergonómica?


El pequeño va cómodamente sentado

La mochila ergonómica, como tal, respeta la postura ergonómica del bebé o niño. Este va sentado con las rodillas más altas que el culo y la espalda redondeada. En este artículo te cuento las características que tiene que cumplir una mochila ergonómica.

En una mochila de montaña el pequeño va colgado. En ocasiones los padres les apoyan los pies en los hierros, pero siguen con las rodillas más bajas.

La mochila de trekking no mantiene 
las rodillas más altas que el culo

En bebés que aún no se sientan solos no les ofrece un sostén de su columna, sino todo lo contrario. Quedan colgados y bamboleándose hacia los lados.


Ofrece apoyo de la cabeza

Siguiendo con la ergonomía, la cabeza reposa de forma cómoda y segura sobre el portador en una mochila ergonómica. Como se ve claramente en la imagen, en una mochila ergonómica el bebé si se duerme puede apoyar la cabeza sobre la espalda del portador.

Esto no ocurre con la mochila de montaña, al estar tan alejado del portador. Se suele necesitar colocar una toalla bajo la cabeza caída del niño hacia delante cuando se duerme.


Estabilidad y seguridad para el portador

Además de repartir correctamente el peso, al ir el bebé en el centro de gravedad del portador la sensación de peso es menor.


¿Qué ocurre cuando esto no es así?

En una mochila de montaña el bebé queda muy alto y además muy separado del portador, lo que ofrece inestabilidad y por tanto mayor posibilidad de pérdida de equilibrio. Hay que tener en cuenta el añadido de que el bebé o niño se mueve. Si además va fuera del centro de gravedad del adulto, resulta inseguro.


Menor volumen y peso

Una mochila ergonómica se puede doblar fácilmente para guardarla o llevarla enganchada bien a la cintura bien a otra mochila.

Las mochilas de montaña además de ser más voluminosas, resultando un problema a la hora de guardarlas, llevan un peso añadido.


Seguridad

Un portabebé no es un dispositivo para realizar deporte y hay que tener en cuenta una serie de aspectos a la hora de portear, que puedes leer aquí.

A las mochilas de trekking se las llama coloquialmente “comerramas”. Al ir el bebé o niño más alto corre el riesgo de darse con las ramas o zarzas, y de hecho es algo bastante frecuente si no se tiene especial cuidado.


Consciencia de nuestro hijo

Al llevarle pegado a nosotros somos conscientes de su respiración y bienestar. Sin embargo, en una mochila de montaña, además de estar más lejos hay una parte gruesa de tela que igualmente nos separa. De esa manera es imposible sentir a nuestro pequeño.


Amortización

Una mochila ergonómica que podemos usar en el día a día no resulta cara aunque de entrada su precio nos lo pueda parecer.

Podemos usarla desde que nace nuestro bebé. Nos ofrece libertad de movimiento, entre otros beneficios, en casa y en la calle, para movernos en transporte público, hacer la comprar, pasear… Todo esto hasta que dejemos de portear a nuestro pequeño.

Sin embargo las mochilas de montaña terminan prácticamente nuevas, del poco uso que se les da.
  


No quiero terminar sin matizar que aunque he hablado de mochilas, por comparar las ergonómicas con las de trekking, cualquier portabebé ergonómico que reparta equitativamente el peso es apto para realizar caminatas largas. Teniendo en cuenta siempre que el portabebé ergonómico se adapte al desarrollo del pequeño.


De la misma manera, si no estamos acostumbrados a portear durante largo rato, bien porque usamos el portabebé ratitos cortos o no porteamos a diario, recomiendo empezar a portear gradualmente durante ratos más largos para que nuestros cuerpo se vaya acostumbrando.



¿Sueles salir al campo o la montaña? ¿Porteas a tu bebé?



Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín.

En la tienda puedes encontrar una amplia variedad de portabebés ergonómicos.


Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en ese mismo mail.

jueves, 26 de mayo de 2016

Control de esfínteres: Señales y Problemas

No me canso de repetir que el control de esfínteres es un proceso madurativo. Que el niño sea capaz de decidir donde y cuando hacer pis y/o caca es un proceso no sólo físico, sino también cerebral y emocional. Y esto frecuentemente se olvida.

El control de esfínteres propiamente dicho es cuando el  niño es capaz de controlar los músculos de la uretra y el ano, y es capaz de orinar o defecar en el momento y el lugar “adecuado”, es decir, en el baño.

El control de esfínteres suele darse, de media, entre los dos años y medio y los tres años. Teniendo en cuenta que no se considera enuresis (micción involuntaria) diurna hasta los 5 años y nocturna hasta los 7. Ni se considera encopresis (defecación involuntaria) hasta los 4 años.

Este sábado se celebró la I Jornada de Crianza y Familia en Leganés. Además de asistir como organizadora con mi marca Soñando Duendes, ofrecí dos charlas. Una de ellas fue sobre Control de esfínteres. Entre otras cosas estuvimos hablando sobre cómo saber cuando están preparados, cómo facilitar el proceso y sobre los problemas que en ocasiones surgen relacionados con este tema.




La mayoría de los problemas surgen por no haber respetado el ritmo madurativo del niño. Nos creemos con derecho a decidir por el niño sin prestar atención a las señales que nos manda y nos sugieren si está o no preparado. Es fundamental conocer y estar atento a las señales que nos indican que el niño está preparado.

Normalmente nos centramos en la idea fija de quitar el pañal, porque al adulto nos es más cómodo no tener que estar cambiando pañales y porque pensamos que hay que obligar al pequeño a crecer.

No tenemos en cuenta en ningún momento que el proceso requiere de tiempo, maduración y seguridad. Forzando y presionando sólo conseguimos que el proceso se vea entorpecido.


El factor emocional es muy importante. Si respetamos el proceso global el control de esfínteres suele darse sin problemas y el niño pasa de usar pañales a usar ropa interior sin dificultad y casi sin darnos cuenta.

Estas son algunas de las señales, que se nos suelen pasar por alto, y nos indican que el niño está preparado para dejar el pañal:

- El niño ha superado la fase de retención. Cuando se da cuenta anticipadamente de que va a hacer pis o caca, suele darse una etapa de retención. Si permitimos al niño experimentar, le apoyamos sin forzar, acompañándole, esta fase pasa rápidamente.

- No muestra o ha perdido el miedo a deshacerse de algo que para el es suyo. A algunos niños les cuesta más que a otros el dejar ir algo que para ellos es suyo.

- No muestra ansiedad a controlar. Ha superado la incomodidad de la angustia que para él significa controlar. El decidir donde y cuando hacer pis y/o caca requiere de un gran autodominio. Requiere de una maduración del niño, no sólo a nivel físico, sino también a nivel cerebral y emocional.


El control de esfínteres no es un proceso lineal. Por algún cambio en el día a día, tensiones en la familia, miedos, novedades o control excesivo sobre la autonomía del niño, pueden darse situaciones que a las familias nos resultan problemáticas.


¿Cuáles son algunos de esos problemas?

- Continúa teniendo escapes

Si se le ha quitado el pañal al niño y este sigue teniendo escapes continuos, es que no está preparado aún. Lo mejor que podemos hacer es volver a ponerle el pañal y esperar a que sea él quien decida cuando quitar el pañal. Lo hará cuando esté preparado.

- Sólo quiere hacer caca en el pañal

Hay niños que hacen pis sin problema en el baño, pero a la hora de hacer caca les da más seguridad el pañal. Mi recomendación es no forzar y ofrecerles esa seguridad hasta que estén preparados. El juego siempre es un gran aliado.

- Retiene en exceso la caca o el pis

Cuando la fase de retención se enquista puede generar en un problema, ya que generalmente la familia lo vive con mucha ansiedad. Pero no debemos olvidar que el niño necesita respeto y seguridad. Si el niño se siente presionado en vez de avanzar conseguiremos el efecto contrario.

- Deja de controlar la caca y/o el pis en determinados momentos

Puede ser que, por algún motivo, el niño deje de controlar en según que momentos y/o lugares. Por ejemplo, puede pasar que cuando nace un hermanito el niño vuelva a tener escapes o deje de controlar el pis y/o la caca. El pequeño necesita nuestro apoyo, sentirse querido y seguro. De esa forma la situación poco a poco va volviendo a su cauce.

- No quiere que le cambien el pañal

Aquí el niño muestra miedo a deshacerse de algo que para él es suyo. Lógicamente, por higiene, al niño hay que cambiarle el pañal. El juego es primordial para hacerlo más llevadero y que el niño no se sienta humillado. De nuevo, si lo hacemos amorosamente, esta fase pasará en poco tiempo.

- Sigue mojando el pañal nocturno más allá de los cinco años

Como he comentado antes no se considera enuresis nocturna hasta los siete años. Por tanto, por si solo, hay que tener claro que el niño no tiene ningún problema. Es cuestión de madurez.

Recuerda que cuanto menos intervenimos, el proceso se desarrollará con mayor fluidez.


Te puede interesar este otro artículo donde además de contar cómo superamos la retención de la caca por parte de nuestra hija mayor, doy unas pautas para que el proceso fluya con normalidad.

Te invito a realizar la siguiente encuesta, que puedes rellenar aquí, sobre el control de esfínteres. Apenas te llevará un par de minutos.




Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín.

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en el ese mismo mail.

lunes, 2 de mayo de 2016

Hitos del desarrollo y Estimulación

¿Crees que a tu bebé le vendría bien clases de estimulación? ¿Crees que es indispensable para su desarrollo? ¿O por el contrario crees que es innecesario o incluso contraproducente?

Para responder a estas preguntas haría falta más información. ¿Tu bebé ha nacido a término o ha nacido prematuro? ¿Tienes prisa porque crezca o quieres disfrutar tranquilamente de sus pequeños grandes logros?  ¿Presenta alguna patología? ¿Sabes cuál es del desarrollo normal de un niño sano? ¿Conoces los hitos del desarrollo?

  
Nos sentimos orgullosos cuando nuestros pequeños consiguen un nuevo hito en su desarrollo. Pero demasiadas veces tenemos prisa porque hagan nuevas cosas y les forzamos sin estar aún preparados. No nos damos cuenta de que el tiempo vuela y esas etapas ya no volverán más.

Cada niño lleva un ritmo. Siempre que esté dentro de la normalidad no hay que preocuparse. Por ello, lo conveniente sería conocer los hitos del desarrollo durante los primeros años de vida y especialmente del primer año de vida.

Por ejemplo…

…es normal que un bebé ande (y cuando digo andar, digo andar solito) a los 10 meses e igualmente es normal que lo haga a los 18 meses. Si no camina hasta cerca de los 18 meses desde luego no será porque sea vago, ni porque sea torpe ni será mas o menos listo por ello. Andará cuando esté preparado.

…es normal que un niño controle el pis por el día a los dos años y medio al igual que es normal que lo haga a los 5 años. Si bien es verdad que de media los niños controlan el pis diurno entre los dos años y medio y los tres años. Otra cosa es nuestra comodidad o lo que nos venda la sociedad.

…es importante tener en cuenta la edad corregida para un bebé prematuro hasta los dos años, para el peso, talla, perímetro cefálico y desarrollo motor.


Los adultos solemos ir con prisa y arrastramos a nuestros pequeños en ese torbellino de cuanto antes mejor. Queremos acelerar su desarrollo, como si dejándoles ir a su ritmo no fuese suficiente. Como si por hacer las cosas antes creyésemos que serán más inteligentes o tendrán un futuro más exitoso. Nada más lejos de la realidad.

Si el bebé o niño sano, en su día a día, vive en un entorno que le tiene en cuenta, que interactúa con él y que respeta sus ritmos, tiene la estimulación necesaria para su correcto desarrollo.

La sobre estimulación implica guiar hacia algo concreto, y con unas directrices marcadas. Y esto, a un niño sano, no le beneficia. Cuando interferimos sin necesidad normalmente entorpecemos un proceso que se hubiese dado por si solo. Sobre estimular es forzar, y por tanto domesticar, restando espontaneidad y creatividad.

Queremos sobre estimularles para que logren ¿qué? Sin embargo muchas veces no les permitimos descubrir por si mismos, equivocarse, marcharse, moverse, cuestionarse las cosas… No somos coherentes. No les permitimos ser niños.

Una estimulación adecuada es la que ofrece amor, respecto y presencia con el pequeño.


Riesgos de la sobre estimulación

- No integración de lo “aprendido” y falta de interés.

Integramos lo que aprendemos disfrutando. El juego es crucial para los niños. Para aprender es importante que haya una emoción agradable, para que quede en la memoria.
Pero si el niño se siente sobrecargado o presionado, se sentirá saturado, perderá el interés y será incapaz de integrar nada nuevo.

- Dependencia del niño.

Puede suceder que si se siente presionado sólo haga lo que se le manda para agradar al otro.

- Pasividad, inseguridad y desmotivación.

El dirigir y guiar al niño hacia lo que creemos que hay que estimular lleva a que este se sienta inseguro y no tenga iniciativa. No a todos nos gusta lo mismo, ni se nos dan bien las mismas cosas, ni vamos al mismo ritmo, ni aprendemos de la misma manera.

- Temor a fallar.

El error es parte del aprendizaje. Debemos dejar que ellos mismo lo intenten hasta conseguirlo. Siempre estando presentes, haciéndoles saber que confiamos en ellos porque sabemos que son capaces. Y por supuesto intervenir si necesitan nuestra ayuda.

- Ansiedad, tanto del niño como de la familia.

El verse saturado, sintiendo que se le demanda algo para lo que no está preparado, o que no es de su interés, puede causarle ansiedad. Así el pequeño puede estar más irritable o inquieto.

Del mismo modo, muchas veces la familia se siente estresada y preocupada por la creencia de que necesitan estimular a su pequeño y no saben bien cómo.


¿Crees necesario estimular a tu bebé de algún modo?


Si te interesa este tema y quieres saber cómo acompañar a tu pequeño de manera respetuosa, favoreciendo su desarrollo en el día a día de manera natural y sin estrés para ningún miembro de la familia, el taller que impartiré a principios de junio te será de gran interés: Hitos del desarrollo y Estimulación. Dirigido a futuros papás y mamás, y familias con bebés pequeñitos. 




Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín.

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en el ese mismo mail.