martes, 8 de enero de 2013

Chantaje emocional


Recuerdo, los primeros meses tras el nacimiento de mi hija, sentirme como una leona al cuidado de su cría cada vez que alguien se acercaba demasiado, daba igual si eran conocidos o desconocidos, o rondaban cerca con comentarios no deseados. Hace tiempo que no me siento con ese instinto imperioso de proteger a mi cría como si hubiese constantemente peligros al acecho, aunque todavía hay algunos (demasiados en realidad) comentarios que me harían saltar a la yugular de sus dueños, sino fuese porque somos animales racionales (la mayoría de nosotros) y me controlo. Incluso en ocasiones me controlo tanto, o será que me pillan por sorpresa, no sabría decirlo, y me quedo con la boca abierta y con cara de tonta, sin creerme lo que acabo de oír. Porque aunque se que son muchos los que creen que el fin justifica los medios en lo relativo a la crianza de los hijos, que todo vale con los pequeños aunque jamás osaríamos hacerle lo mismo a otro adulto, personalmente tengo tan claro que mi hija se merece amor y respeto por encima de todo, como cualquier mortal, que lo doy por hecho y muchas veces se me olvida que algo tan lógico muchos no lo tienen asimilado.

Al hecho de intentar hacer creer a alguien, grande o pequeño, que lo vamos a pasar mal si no hace lo que queremos, e incluso se le llega a amenazar con retirarle nuestro cariño, se le llama manipulación, se le llama chantaje emocional. Así de claro. “Si no me das un beso lloro”, “si no te portas bien mamá no te va a querer”, son ejemplos de frases que se les dice en ocasiones a los niños para conseguir lo que deseamos de ellos, restándole importancia a la gravedad de esas palabras. Primero porque hacerle creer a un niño que le vamos a dejar de querer es ruin, un niño necesita ser querido en todo momento, necesita la seguridad de que sus padres o cuidadores no le van a abandonar. Segundo, porque infundir miedo a un niño a ser abandonado es algo grave, no es una forma de hablar como intentan justifican algunos, a veces las palabras lastiman igual que los golpes. Y tercero, porque les estamos mintiendo a la cara sólo por nuestro interés, para intentar manipularles y llevarles a nuestro terreno.

Por eso, y porque me parece una total falta de respeto, jamás se me ocurriría utilizar el chantaje emocional con mi hija ni con ningún otro niño o adulto, como no me gustaría que lo hiciera nadie conmigo. Me parece abusar de la confianza de los pequeños además de dejar nuestra categoría de adultos inteligentes por los suelos.


Si alguien vuelve a decirle a mi hija “dame un beso que si no lloro”, no le gritaré a ese adulto-inmaduro las cuatro verdades que me gustaría, sino que dirigiéndome a mi hija le diré tranquilamente lo siguiente: No le hagas caso mi amor, que sólo está intentando engañarte para conseguir que le des un beso. Estás en tu derecho de dárselo o no, eso ya lo sabes. Y en el remoto caso de que se pusiese a llorar eso no sería responsabilidad tuya.

42 comentarios:

  1. He de entonar el mía culpa, pero no con ningún niño, sino con mi Bichito. Alguna vez la he hecho chantaje emocional, no de ese tipo, pero sí he jugado con sus emociones. Desde luego lo del beso no creo que se lo dijera a ningún niño y si alguna vez se me ocurriera decírselo por enajenación mental, me encantaría escuchar tu respuesta para darme cuenta que estoy coaccionando al pequeño.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy la primera que hago cosas de las que luego me doy cuenta de que no lo estoy haciendo correctamente. Y aprendo cada día con mi hija y también leyendo mucho, ya que creo que entre nosotras (las mamás) también aprendemos muchísimo.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Veronica Alcañiz Martin8 de enero de 2013, 8:47

    Suu, tu humildad no la comparten la.mayoria de personas q nos rodean, y con decir que son pequeños y no se enteran y no se van a traumatizar de.por vida basta....evitare a mi hijo cualquier sentimiento de culpabilidad innecesario en cualquier.momento, asi q yo tb le explicare q nadie le va a dejar de querer porque no de besos. Si quiere, que los de, y si no, pues nada. El ya tiene su caracter y hay momentos besucones y momentos de mala leche...por cierto, un poco harta estoy tb de que.me.digan q se cabrea si no consigue lo que quiere en el momento...acaso los adultos no hacemos lo mismo...nosotros tenemos consciencia del.tiempo. Para ellos todo es inmediato. Cuantas mas personas lean estas.cosas, antes conseguiremos cambiar este mundo adultocentrista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que escribí sobre eso de que no se enteran, ay qué paciencia, ojalá como dices leyendo estas cosas haya gente que se de cuenta, pero muchos no admiten nada que vaya en contra de lo que ya hacen y piensan. Yo siempre estoy dispuesta a aprender.

      Pues claro que se cabrean, como los adultos, pero es que él es un niño y es lo que te toca.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Una vez más somos los adultos los que tenemos que aprender. Creo que tu respuesta sería adecuada más que dar un grito. Habrá quién no se ha planteado si es correcto o no hacer eso con un niño, creo que todo el mundo se merece una respuesta tranquila y respetuosa y dar la oportunidad a aquellos que deseen cambiar esas feas costumbres. Y los que no, no dejarán de hacerlo por mucho que les digamos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, somo nosotros los que debemos dejar de lado prejuicios y creencia y dejarnos llevar por nuestros pequeños maestros.

      Claro que todos nos merecemos respeto, pero cuando te encuentras con ciertas actitudes que además se repiten yo personalmente termino perdiendo la paciencia. Pero lo tengo en cuenta, para nada quiero ponerme a su altura, y me contengo.

      Besos

      Eliminar
  4. Comparto tu pensamiento al 100 %. En casa tenemos un juego. David me dice riendo: Fea, tonta, mala, ya no te quiero. Y yo pongo cara triste y hago como que lloro. Después me dice: Guapa, linda, preciosa, te quiero, yo me pongo supercontenta y él se tira encima mía a comerme a besos. No sé cómo establecimos ese juego porque nunca usamos ese tipo de chantaje emocional con él, sin embargo, de alguna forma él lo asimiló. Al menos es lo suficientemente inteligente o quizás tiene un apego lo suficientemente seguro que sabe que eso es sólo eso, una broma (bueno, el apego lo tengo yo, porque es a mi a quien chantajea jajajajaja)
    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja, ja,¿al final nos chantajean ellos?

      Estoy segura de que tu hijo lo vive como un juego, porque le habéis transmitido que lo importante es el cariño y el respeto.

      Un besazo

      Eliminar
  5. Genial, como siempre. A mí me parece una respuesta magnífica. Si callamos (que a veces por prudencia mal entendida lo hacemos) somos cómplices de esas aberraciones. Si fuéramos conscientes de la transcendencia que tienen ese tipo de comentarios en el universo emocional del niño, nos lo pensaríamos mucho antes de meter la pata de esa manera. Qué paciencia tienen que tener los pobres niños, madre mía...
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las veces que me he callado por no discutir o por no saber contestar luego me he sentido muy mal, porque efectivamente estoy siendo partícipe de esa falta de respeto, ya que no le estoy mostrando a mi hija que eso no está bien. Aunque luego siempre se los explico.

      Un besazo

      Eliminar
  6. Totalmente de acuerdo, a mi me hierve la sangre en esas ocasiones, en más de una he comentado algo, sobre todo con familiares suelo decir, mi hijo da besos cuando quiere no por chantaje, el chantaje emocional no forma parte de su educación (me he quedado muy agusto, pero sinceramente creo que la otra persona ni plim, le da igual, porque alguna que otra vez lo ha vuelt a hacer, pero yo erre que erre, con frases similares)si que Ernesto no es de dar por ejemplo besos, sobre todo a mujeres (no se porqué) pero por ejemplo con mi madre, que no suele dárselos y a mi padre sí, le digo Ernesto es que nos vamos y nos solemos despedir dando un beso, pues los abuelos se van a... y así nos despedimos de ellos, se lo quieres dar? y ya él decide, en ocasiones si lo da y en otra no.

    Aprovecho para desearte buen añico, que venga con mucha felicidad, salud y amor! y espero que el tema caca, esté más o menos solucionado o mejor, que en su ocasión no te comenté. Besazos playeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, dejar las cosas claras y que te vengan con lo mismo ya me parece demasiado. Con eso si que ya no puedo. Con familiares este tipo de cosas es mucho más complicado, sobre todo cuando pasan de lo que les explicamos.

      Con la caca seguimos mas o menos igual, pero más relajados, incluso creo que ella también, es lo que tiene vernos a nosotros más tranquilos.

      Feliz Año también para vosotros!

      Un besazo

      Eliminar
  7. Cómo dejes de escribir en el blog van a llorar muchas personas. Jejeje.
    Un saludo, Carol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf, ¿y si necesito dejarlo que hago? ¿Tendré que seguir por el bien de los demás?

      Ja, ja, ja.

      Eliminar
  8. Qué post tan necesario!! Cuánta falta le hace a muchos leer cosas así... ¿Por qué la gente hace cosas así con los niños?... Yo muchas veces (la mayoría), porque ya he tenido que escuchar algún comentario parecido a mi pequeña, que sólo tiene un añito..., me callo porque soy una persona muy prudente y educada. Pero resulta que empiezo a estar un poco cansada de responder con educación a quien no la usa en absoluto.

    Al igual que tú, opino que es una absoluta falta de respeto.

    Un abrazo y gracias por esta entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía más arriba ojalá sirviese esto cuando lo leyesen algunos, pero ya te digo que hay gente muy cerrada de mente.

      Creo que no debemos callarnos, por el bien de los niños, debemos mostrarles que eso no es así, siempre educadamente.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Lo que tu cuentas, se ve más de lo que debiera... y me da una rabia muy grande, el observar que adultos, sin nada de psicología, obliguen a los niños a hacer cosas, que no desean. Como padres, algo más "claros", debemos enseñar a nuestros hijos a decidir por si mismos, que cosas hacer y no hacer NUNCA, cosas contra su voluntad.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, yo siempre le digo a mi hija que nadie puede obligarla a hacer con su cuerpo nada que no quiera.

      Quiero que ella aprenda a decidir por si misma y no hacer las cosas porque las digo yo. Eso cuesta, porque te cuestionan, pero se convertirán en adultos capaces de decidir por ellos mismos.

      Besos

      Eliminar
  10. Genial! Pienso igual que tú. Hace unos días, después de aguantar improperios sin venir a cuento, he decidido que voy a contestar a todo el mundo. Al final lo importante es mi hija yhagamos lo que hagamos nos van a criticar igual. Al menos me quedo tranquila! ;)
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento que tengáis que aguantar eso, algo que no nos merecemos y menos nuestros hijos.

      Me parece que haces bien, porque como dices lo importante son nuestros hijos y yo personalmente quiero que sepa que ciertas cosas no se pueden permitir.

      Un besazo

      Eliminar
  11. Yo creo que tampoco es todo tan negro en este tema, a veces es difícil hacerle entender a un niño simplemente con palabras, por eso el hecho de *poner caras* ayuda a su comprensión, de ahí que pasemos de: "no me has dado un beso y me pongo triste" (cara triste) a "me has dado un besito y me hace feliz" (cara feliz)

    ...está claro que los adultos somos los primeros que tenemos que aprender a decir las cosas de la manera más positiva, y siempre intentando dar ejemplo y hacerlo cariñosamente.

    :D
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es nuestra responsabilidad hablar con propiedad a los niños y que además nuestra actitud vaya en consonancia con lo que pretendemos comunicarles.

      No estoy de acuerdo en ponerles una carita triste porque no nos hayan querido dar un beso. Otra cosa es que les digamos que nos hubiera gustado que nos lo diesen. El hecho de ponerles caritas tristes o contentas según lo que hagan, en parecido a los premios o castigos, y pueden querer darnos el beso para que no estemos tristes. Personalmente no quiero enseñarle eso a mi hija.

      Besos

      Eliminar
  12. Totalmente de acuerdo contigo (como siempre, jejeje), no soporto el chantaje emocional y espero no caer en ello con mis peques. Siempre ando a la gresca con familia y amigo con cosas de estas, pero claro yo soy la rara porque toda la vida se han hecho estos comentarios y no ha pasado nada, no tenemos traumas O_O (si, tenemos una salud mental...).
    Gracias por tus reflexiones, siempre me haces pensar.
    Un besazo enorme y un maravilloso 2013 cargado de cosas buenas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las escusas que se ponen para continuar con ese tipo de comentarios de verdad que son de lo más vagas. También hace tiempo se hace muchas burradas que ahora no se hacen, quizás porque debemos ir hacia delante, evolucionar y no quedar en que antes se hacía y ya está. Y eso de que no pasaba nada...

      Un besazo

      Eliminar
  13. Hola Carol, perdona que no me pase antes por aquí, me está costando mucho últimamente todo lo relacionado con la blogosfera, no saco tiempo...
    El post, estupendo, como siempre. Tenemos que intentar descartar el chantaje emocional, que es odioso, y digo intentar, porque no siempre es fácil, está tam metido en nuesta cultura, costumbres y demás, que a veces se cae en él hasta sin desearlo.
    Lo último que comentas, nos lleva también al tema "besos" que a mí me tiene muy harta. Parece que todo vale para conseguir un beso de un niño! tan difícil es entender que los niños besan cuando lo desean? y que no hay que imponérselo? un día escribiré mi post al respecto, lo necesito :)
    Besos y adelante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta verte por aquí María, pero no te preocupes, que te entiendo, y además lo primero somos nosotras y nuestra familia.

      Tienes toda la razón, a veces caemos sin darnos cuenta, aunque no sean quizás chantajes tan explícitos. Lo bueno como siempre es darnos cuenta.

      No es la primera vez que saco el tema besos, aunque no haya escrito un post exclusivamente de ese tema, y seguramente no sea la última. Otro motivo importante, además de que los niños dan besos cuando quieren, a tener en cuenta es que el no obligarles y enseñarles que es algo que ellos eligen es un factor que previene los abusos infantiles, por ejemplo.

      Pues ya sabes, estoy desean leerlo.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Muy buena entrada, tengo una lucha tremenda con mi abuela con este tema, siempre le dice: Si eres mala no te voy a querer o peor aún: Si eres mala mamá no te va a querer y cosas por el estilo...
    Intento explicarle que eso no se le dice a nadie, que yo no le digo: Abuela si no andas más rápido no voy a salir más a pasear contigo, pero es taaaaan difícil!!!
    Ya sólo me queda explicarle a Mar que nada de eso es verdad, que siempre la vamos a querer, haga lo que haga, aunque a veces haga cosas que no nos gusten.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil cuando se trata de personas mayores, mi abuela siempre le dice que si todavía anda con la teta, y no le dice más porque ya sabe como pensamos.
      Es un buen ejemplo para que lo entienda, pero parece que lo tienen tan arraigado que no pudieran cambiar de hacer esos comentarios. Pero no dejaremos de recordárselo, y como bien dices, hablar con nuestros hijos y explicarles que hay personas que no se expresa bien y que por supuesto nosotros les querremos siempre.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Aunque me ha encantado el tema y aún más como lo has expuesto, tengo que decir (bajo mi humilde opinión)que tampoco es para tanto.
    Me explico...
    Yo jamás, y lo digo bien alto, jamás, he jugado con este tipo de "chantaje emocional" o "engaño" con mi hija, y sé que jamás lo haría porque no me gusta nada y además ni me saldría. Sé que mi hija es pequeña, pero no tonta, auqnue sí muy inocente, por lo que cuando oye algo de este tipo , ella o cualquier niño de su edad, siempre se van a quedar con lo peor, por ejemplo en lo de ..."no te voy a querer" o la tan oida a lo largo de los siglos "ya no te quiero".
    Yo no lo diré nunca, pero también sé que la gente cuando dice cosas como estas ni siquiera se paran a pensar en lo que realmente le están diciendo a ese niño...no lo ven como tu ahora lo has expuesto, es pura palabrería y no ven más allá de una frase indolora para ellos, es puro chantaje emocional, no hay más. No creo que se deba llevar demasiado lejos el tema, de hecho la respuesta que tu le das a tu hija es muy buena y eficaz, haces muy bien, así que por lo demás...si no se dan por aludidos lo mejor es dejarlo correr.
    En mi familia, y sin ir muy lejos, mi madre es una de las que usan este tipo de frasecitas, pero te aseguro que cuando yo estoy cerca y puedo escucharla la corto de lleno, la rectifico y le explico que eso no es bueno para ella, para mi hija, pero claro que esto lo hago así porque es mi madre,y te aseguro que me cuesta que lo entienda eh...en su época estas frases eran muy habituales y no le ve maldad, pero claro... si estás cosas las oigo por la calle me doy la vuelta y asunto cerrado.

    Me ha encantado leerte;
    un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo lo que dices. Pero no me gusta que la gente hable por hablar sin pensar en lo que está diciendo y lo que pueda afectar al otro, en este caso a los más pequeños.

      Hay que hablar con propiedad y transmitirles lo que realmente queremos transmitirles. Se diga como se diga si tratamos de obtener algo de ellos a través del chantaje eso es lo que estamos haciendo y se llama manipulación. Yo no quiero eso ni para mi ni para mi hija.

      Creo que debemos como madres concienciar a quien tengamos más cerca sobre esto, porque realmente en ocasiones no se dan cuanta de lo que están diciendo.

      Besitos

      Eliminar
    2. tampoco a mi me gusta que hablen por hablar...pero la mayoría lo hace así, es muy triste. Ya sea en este tema o en algún otro, somos así de tontos que a veces nos tragamos la misma frasecita una y otra vez.
      Estoy contigo en que no deberiamos permitirlo.
      Repito también que yo no lo hago y tampoco dejo que se lo hagan a mi hija, tampoco me gusta un pelo ese chantaje;(
      Un besazo

      Eliminar
  16. Es increíble esa soltura para decir barbaridades a los niños, yo no me encuentro con demasiado chantaje emocional a este respecto, los abuelos de Marco ya están advertidos y se suelen controlar. Pero me ha encantado tu respuesta, como dices, a veces la educación no nos deja reaccionar pero no es justo para los niños, así que me apunto tu réplica.
    Un beso grande Carol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No deberíamos sentirnos culpables por poner límites a los demás. Que parece que los límites son sólo para los niños, y resulta que los que más los necesitan son los adultos que se creen con ciertos derechos.

      Dejar las cosas claras, de buenas maneras, no tiene nada que ver con la educación, creo yo. Lo que pasa es que tememos que se molesten, pero eso no es nuestro problema. Tenemos que aprender a decir no, y enseñarles eso mismo a nuestros hijos.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Claro! No estaba diciendo que esa respuesta no fuera educada, por eso me la apunto, es educada, asertiva y necesaria.
      ;-)

      Eliminar
  17. Gracias por esta reflexión. Yo tomaré tu respuesta como un mantra para que no se me olvide y poder repetirlo cada vez que intentan hacer que mi hija haga o no lo que los adultos desean. Ya estoy repitiendo: No le hagas caso mi amor, que sólo está intentando engañarte para conseguir que le des un beso. Estás en tu derecho de dárselo o no, eso ya lo sabes. Y en el remoto caso de que se pusiese a llorar eso no sería responsabilidad tuya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus palabras.

      Un besazo

      Eliminar
  18. Que buena respuesta para ese adulto insistente. Algo bueno es que Minerva sabrá que tendrá siempre tu apoyo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que quiero trasmitir a mi hija, que como su madre siempre velaré por ella, ya que yo soy adulta y ella es una niña de dos añitos.

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Mi monete tiene tres meses ¡y que miedo tengo a equivocarme con ella! no tengo intención de usar nunca el chantaje emocional, ni por nada del mundo hacerla sentir mal, o que llegue a pensar que mama no la va a querer si hace esto o aquello... Me encanta tu respuesta, creo qeu explicándoles las cosas a los niños entienden más de lo que creemos (frase muy manida, pero cierta!)

    Soy nueva por aquí, tengo que decirte además que estaba mirando tu blog y tu tienda y me encantan :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo tu sentimiento, porque yo también lo he tenido, pero no tengas miedo a equivocarte, primero porque ninguna madre somos perfectas y segundo porque siempre haremos lo mejor para nuestros hijos.

      Gracias, me alegro que te hayan gustado tanto el blog como la tienda.

      Bienvenida!

      Eliminar