lunes, 20 de enero de 2014

Depresión y reflejo de eyección de la leche: D-MER

D-MER, reflejo de eyección de la leche disfórico, es una disforia abrupta o sentimientos negativos, que pueden sufrir las madres lactantes. Tiene lugar justo antes de la liberación de la leche y puede durar unos minutos (2 minutos aproximadamente, dependiendo de cada mujer y la gravedad).

Mecanismo:
Cuando el bebé succiona el pecho se produce la liberación de las hormonas oxitocina y prolactina. La prolactina es necesaria para que se producta la eyección de la leche, pero para que el nivel de la prolactina suba es necesario que bajen los niveles de dopamina. Esto ocurre de forma normal en todas las muejres lactantes para que se produzca la subida de la leche. Pero en una mujer con D-MER se produce un descenso anormal en la dopamina, produciendo entonces sentimientos negativos, ya que la dopamina está relacionada con el estado de ánimo y el placer, hasta que se restablecen los niveles de dopamina.


El D-MER es un cúmulo de sentimientos negativos que aparece al dar el pecho o entre las tomas, ya que se produce con el reflejo de eyección y no necesariamente ocurre sólo al amamantar sino por reflejo condicionado (sentimos la subida de la leche) al pensar en nuestro bebé, oírle llorar, estimular el pecho, etc.

Una mujer puede sufrir D-MER tanto con su primer hijo como habiendo tenido lactancias placenteras con anterioridad. Aunque algunas mamás sienten mejoría según va creciendo su hijo, no siempre es así.

Sentimientos como angustia, desesperanza, nerviosismo, tristeza, inutilidad, ansiedad, irritabilidad, pánico, hostilidad, ira o agresividad, pueden ser padecidos en menor o mayor medida, dependiendo del nivel de D-MER que sufra la madre con reflejo de eyección de la leche disfórico. Existen tres niveles de D-MER, suave, moderado y grave.

El D-MER no es:

- El D-MER no es un estado psicológico, el D-MER es un estado fisiológico, es  hormonal y químico.

- El D-MER no es depresión postparto. La mujer sólo tiene esos sentimientos negativos en el momento en que se produce el reflejo de eyección, pero el resto del tiempo se siente feliz.

- El D-MER no es agitación del amamantamiento. Podéis leer sobre la agitación aquí.

El reflejo de eyección disfórico de la leche no es algo muy conocido, no todas las madres han oído hablar de ello (ni todos los profesionales). Por eso las madres que lo sufren, sobre todo si desconocen qué les está ocurriendo, suelen sentirse culpables por tener esos sentimientos, desconcertadas y decepcionadas con la idea idílica que tenían de lo que suponía  amamantar a sus hijos, temerosas de la siguiente toma, y en definitiva se sienten solas y perdidas. ¿Por qué me siento tan mal por momentos, si yo deseo amamantar a mi pequeño y lo quiero con locura?

Por eso es bueno informar a las madres sobre esta disforia abrupta, para que le puedan poner nombre a lo que les sucede, que conozcan qué lo produce, para que sepan que lo que sienten no es algo que puedan controlar (como he dicho antes, es fisiológico) y que no están solas ya que sucede más a menudo de lo que creemos. De hecho, con mucha frecuencia el D-MER no ha sido reconocido, ya que la madre no lo ha asociado a las subidas de la leche y muy habitualmente se ha confundido con una depresión postparto. Es importante que las madres puedan hablar de ello y pidan ayuda para tratar de solventar o paliar esos sentimientos tan intensos y negativos, que pueden enturbiar su lactancia.

En ocasiones sólo con el hecho de saber qué les sucede algunas madres pueden sobrellevar el D-MER. Dependiendo del nivel de D-MER que sufran pueden encontrar ayuda en tratamientos naturales o en un el cambio de costumbres; mientras que las madres que sufren un nivel más grave pueden intentar encontrar con ayuda médica una medicación que les vaya bien para incrementar sus niveles de dopamina.

Por desgracia, si no sabemos lo que nos sucede, si no tenemos ayuda ni apoyo, si pensamos que somos un bicho raro o simplemente tenemos sentimientos tan desagradables, es normal verse sobrepasada y decidir un destete. Por eso insisto siempre en la difusión de información contrastada y en compartir siempre lo que nos sucede, que no nos de miedo hablar de lo que nos pasa, porque comprobaremos que no estamos solas.


¿Habéis tenido este tipo se sentimientos en vuestra lactancia o conocéis a alguna mamá a la que le haya pasado?


Enlaces de referencia:

12 comentarios:

  1. Muy buen artículo Carol , lo comparto con tu permiso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Sandra, encantada de que lo compartas. Así podrá llegarle a más mamás.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Muy interesante!
    Gracias.
    Yo lo comparto también.

    ResponderEliminar
  3. Excelente! No había oído hablar de esto. Como psicóloga me parece muy interesante.
    Como psicóloga también me gustaría hacer una puntualización, donde pones que «no es un estado psicológico, sino psicológico» yo pondría: «no es sólo un estado psicológico...». Ya que los estados fisiológicos también se reflejan en lo psicológico, va todo unido, no se puede separa lo fisiológico de lo mental.

    Como colofón al post (a lo mejor te estoy Destripando una segunda parte) también añadiría cuál sería el tratamiento para este problema. Si es por medicación, actualmente hay medicina para tratar la depresión compatible con la lactancia, que si alguna madre se ve en esto, que no deje de consultar ni deje que le roben la lactancia para medicar.

    Gracias! Mónica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mónica.

      Te agradezco mucho tus surgencias y las valoro en gran medida. En cuanto a decir "no es sólo un estado psicológico", entiendo lo que dices y estoy de acuerdo, pero a la hora de hablar de ello, si pongo eso, habrá gente que piense que el D-MER lo puede tratar un psicólogo y no es del todo cierto, al menos las investigaciones que hay hasta ahora. Es verdad que todo está relacionado, es algo que tengo muy claro, por eso no veo la necesidad de confundir sobre esto, y más cuando en los enlaces donde he sacado la información (donde están muy bien documentados) lo deja muy claro.

      Sobre este tema todavía se están investigando. El tratamiento para el D-MER depende del nivel de gravedad. Habrá mujeres que simplemente sabiendo que no son bichos raros lo puedan sobrellevar, otras que necesiten un cambio de rutinas y otras que por su gravedad (pueden tener hasta pensamientos suicidas) necesiten medicación para nivelar la dopamina. Esto no es fácil porque como te digo sobre este tema no se sabe mucho. Y lo que no ayuda ni necesita una mujer con D-MER es medicación para la depresión, ya que este no es el problema, no se trata de una depresión ya que el resto del tiempo están estupendamente. Es complicado pero no imposible.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. excelente post! No sabía nada de esto, gracias!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!.

      No es algo que se conozca mucho.

      Eliminar
  5. Yo lo paezco y es muy feo sentise asi' mi bebe tiene 5 mees y aunn se me quita, no solo se presenta antea de darle leche a mi bebe sino tambien en cualquier momento del dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto lo siento Eli. ¿Ha sido siempre así de intenso o ahora según va creciendo tu bebé va disminuyendo? Tiene que ser duro, pero al menos me alegro de que sepas lo que te sucede.

      Un abrazo

      Eliminar