jueves, 30 de junio de 2016

Portabebé para la montaña

Si ya tienes un portabebé ergonómico no necesitas comprar otro “especial” para ir a la montaña o al campo con tu pequeño.

Es bastante común la creencia de que para portear en la montaña o hacer senderismo hace falta una mochila portabebé de montaña o trekking. Son esas mochilas grandes, con hierros y compartimentos para guardar cosas. Nada más lejos de la realidad.

No es la primera vez que le explico a una familia lo innecesario y contraproducente de estas mochilas. Este tipo de mochilas no son ergonómicas.
  



¿Qué alegan quienes creen que son mejores estas mochilas de trekking?

- Las mochilas de montaña o trekking las venden para ese fin

Como ocurre con las mochilas no ergonómicas el diseñador o vendedor no dispone por desgracia de la información correcta (y si lo sabe sólo le interesa el tema económico). No conocen o no les interesa conocer las características que debe tener una mochila ergonómica.

- Disponen de compartimentos para llevar lo necesario para la caminata

El llevar más peso no sólo añade más kilos a nuestra espalda sino más movimiento, lo que creará mayor inestabilidad.

Puesto que solemos salir en familia, lo ideal es que uno se encargue de llevar al pequeño y otro de llevar una mochila con lo necesario e imprescindible: agua, comida, pañales… Se trata de ir lo más cómodo posible, evitando ir sobrecargados. Luego nos podemos turnar.

- Los hierros que llevan estas mochilas de montaña ofrecen mayor seguridad a la hora de una posible caída

Te aseguro que esos hierros no evitan el daño al pequeño si el adulto cae hacia atrás. Por otro lado, cuando nos caemos porteando tendemos conscientemente a caer de tal manera que no lastimemos a nuestro hijo.

No está de más apelar al sentido común. Está muy bien buscar una manera de seguir haciendo con nuestro hijo actividades que antes hacíamos. Siempre teniendo en cuenta el evitar situaciones que supongan un riesgo. Debemos ser conscientes de que llevamos un peso añadido y estamos cuidando además de otra persona.

- Disponen de una capota impermeable y parasol

Si se coloca la capota y los plásticos laterales (transparentes) tapando completamente al niño, cuando estamos bajo el sol, puede hacer efecto invernadero. La temperatura puede aumentar considerablemente y le puede faltar aire. Hay que tener especial cuidado con esto.

Porteando en una mochila ergonómica podemos resguardar del sol y de la lluvia a nuestro pequeño, bien con un gorro bien con un impermeable.


Mochila de montaña                                                                                 Mochila ergonómica


¿Por qué usar una mochila ergonómica?


El pequeño va cómodamente sentado

La mochila ergonómica, como tal, respeta la postura ergonómica del bebé o niño. Este va sentado con las rodillas más altas que el culo y la espalda redondeada. En este artículo te cuento las características que tiene que cumplir una mochila ergonómica.

En una mochila de montaña el pequeño va colgado. En ocasiones los padres les apoyan los pies en los hierros, pero siguen con las rodillas más bajas.

La mochila de trekking no mantiene 
las rodillas más altas que el culo

En bebés que aún no se sientan solos no les ofrece un sostén de su columna, sino todo lo contrario. Quedan colgados y bamboleándose hacia los lados.


Ofrece apoyo de la cabeza

Siguiendo con la ergonomía, la cabeza reposa de forma cómoda y segura sobre el portador en una mochila ergonómica. Como se ve claramente en la imagen, en una mochila ergonómica el bebé si se duerme puede apoyar la cabeza sobre la espalda del portador.

Esto no ocurre con la mochila de montaña, al estar tan alejado del portador. Se suele necesitar colocar una toalla bajo la cabeza caída del niño hacia delante cuando se duerme.


Estabilidad y seguridad para el portador

Además de repartir correctamente el peso, al ir el bebé en el centro de gravedad del portador la sensación de peso es menor.


¿Qué ocurre cuando esto no es así?

En una mochila de montaña el bebé queda muy alto y además muy separado del portador, lo que ofrece inestabilidad y por tanto mayor posibilidad de pérdida de equilibrio. Hay que tener en cuenta el añadido de que el bebé o niño se mueve. Si además va fuera del centro de gravedad del adulto, resulta inseguro.


Menor volumen y peso

Una mochila ergonómica se puede doblar fácilmente para guardarla o llevarla enganchada bien a la cintura bien a otra mochila.

Las mochilas de montaña además de ser más voluminosas, resultando un problema a la hora de guardarlas, llevan un peso añadido.


Seguridad

Un portabebé no es un dispositivo para realizar deporte y hay que tener en cuenta una serie de aspectos a la hora de portear, que puedes leer aquí.

A las mochilas de trekking se las llama coloquialmente “comerramas”. Al ir el bebé o niño más alto corre el riesgo de darse con las ramas o zarzas, y de hecho es algo bastante frecuente si no se tiene especial cuidado.


Consciencia de nuestro hijo

Al llevarle pegado a nosotros somos conscientes de su respiración y bienestar. Sin embargo, en una mochila de montaña, además de estar más lejos hay una parte gruesa de tela que igualmente nos separa. De esa manera es imposible sentir a nuestro pequeño.


Amortización

Una mochila ergonómica que podemos usar en el día a día no resulta cara aunque de entrada su precio nos lo pueda parecer.

Podemos usarla desde que nace nuestro bebé. Nos ofrece libertad de movimiento, entre otros beneficios, en casa y en la calle, para movernos en transporte público, hacer la comprar, pasear… Todo esto hasta que dejemos de portear a nuestro pequeño.

Sin embargo las mochilas de montaña terminan prácticamente nuevas, del poco uso que se les da.
  


No quiero terminar sin matizar que aunque he hablado de mochilas, por comparar las ergonómicas con las de trekking, cualquier portabebé ergonómico que reparta equitativamente el peso es apto para realizar caminatas largas. Teniendo en cuenta siempre que el portabebé ergonómico se adapte al desarrollo del pequeño.


De la misma manera, si no estamos acostumbrados a portear durante largo rato, bien porque usamos el portabebé ratitos cortos o no porteamos a diario, recomiendo empezar a portear gradualmente durante ratos más largos para que nuestros cuerpo se vaya acostumbrando.



¿Sueles salir al campo o la montaña? ¿Porteas a tu bebé?



Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín.

En la tienda puedes encontrar una amplia variedad de portabebés ergonómicos.


Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en ese mismo mail.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada